Arroyo Felicaria / Delta de San Fernando / Buenos Aires / Argentina

lunes, 21 de diciembre de 2015

Lecturas: La rezadora (Juan José Morosoli) en El campo / Mardulce 2015







Rezadoras habría muchas, pero como doña Natividad Vega no había ninguna.Ella sabia llevar un rezo, punteándolo solamente. Sabía también levantar un rezo caído, cuando el montón de mujeres que hacen pena en el cuarto del doliente se entregan al sueño, y apagan despacio la voz, por fuerza del mismo rezo, que es un llama-sueño. Ella sabía destapar un llanto cuando a un pariente se le encarozaba el pecho y le dolía el corazón sin poderse desahogar, cosa peligrosa que puede traer muy mal resultado. Con un mate de cedrón y unas palabras ella arreglaba el asunto. Era una mujer que no tenía precio para hacer llorar bien una muerte.
Cuando se murió el finado Pedro Denis— que andaba mal con la mujer — ésta dijo que "no lo iba a ver ni cuando estuviera con el último traje"
La fueron a buscar para que se fuera a despedir del pobre que estaba boquiando, pero la mujer le contestó a Benito Peña:
—Si me dejan reir, voy...
Era una mujer de esas que han perdido el alma en la puerta del mundo y la encuentran en la puerta del mundo cuando se van. Pues a esa mujer, Natividad la hizo llorar.
A las siete murió Denis y a las ocho las mujeres andaban pechadas, volteando mesitas de poner flores, o a las carreras buscando frascos para hacerle oler a la viuda que tenía un ataque de nervios.
Después hizo traer un retrato a lápiz por uno que vendía novelas por entregas. Daba un retrato a lápiz de yapa. La novela no la leyó. La compró por el retrato.
Natividad era chiquita, sin pechos, derecha como una tabla, con una cadera de avispa y con los pies chuequeando para adentro como las cotorras. Su única compañía era un perro pelado, de esos que se dejan dormir a los pies en invierno para evitar fríos y reumatismos. Había tenido marido.
Le pasó lo que a muchas de aquel tiempo:
se casó con un italiano buen mozo - uno de los cinco buenas fichas que vinieron cuando hicieron el cuartel grande - y que cuando no tuvieron más trabajo se fueron y "si te he visto no me acuerdo". Decían que los gringos eran casados en Italia.

Lo que más le gustaba a Natividad era paladear las madrugadas. 
Era sin fin para el mate. Nadie le oyó nunca dar las gracias y le iba haciendo asientitos chicos de anís a la mateada. 
Cuando ya empezaba a bordearse de claro el cielo, caía una acarreadora. 
¿Y no va a tomar nada, doña Natividad? Toda la noche con el estómago vacío... 
—-Poné un pedacito de carne a las brasas, m'hija. 

Natividad con su capita negra con tres hilos de trencilla, se pone a los pies del muerto:
---Vamos a darle las gracias a Dios por el primer día de cielo del finado.
Levantaba los brazos y entonces se hacia grandota de alas. 
—Apagá las velas —- le decía a la despabiladora. 
—Cierren los ojos pa que Dios recoja l'alma del finado — ordenaba. 
Y tras breve silencio. 
- -Prendé la luz otra vez. . . Ahora sí; ya que el pobre estará tranquilo, viá probar el diente. 
En el fondo enyuyádo, con caminitos rayados de las babosas.carretas y los caracoles; entre el olor al hinojal y al cedrón y el despertar de la pajarería, bajo la píta de manos sin dedos,despacito, cortando la carne arriba del pan, mientras el sol hacía juegos en la cresta de vidrio de botella que le ponían a los cercos, para que no saltaran los muchachos a robar fruta, ella comía el asadito. 
La campana de la iglesia parecía soltar las palomas, que salían volando campo afuera. 
Por la puerta de la casa del muerto entraban a firmar y mirar un rato en silencio, los jugadores que salían del café corridos por la luz, con las mejillas sombreadas de la vigilia, y los carniceros, a quienes la mañana con su luz esplendorosa llamaba hacia el trabajo. 
Natividad se iba también con la luz. Ella tenía con la noche una amistad honda y antigua. 

Gastadita de vejez, Natividad se iba achicando mientras se le iban agrandando las alas negras. 
Era,entre las cuatro velas una mariposa que no podía volar. 
El rezo —el quinto del credo - se iba apagando como el fueguito del brasero brasileño que ella dejaba prendido al salir, con colcha de ceniza para que calentara la pieza sin apagarse. 
Arrastrado apenas por ella, el "rezo coreado" tenía rumor de camoatí, se hacía pesado; 
"La muchacha" —una mujer de cuarenta - que ahora traía Natividad para iniciarla los ritos —"algún día yo también voy a marcharme", decía seguido,- le empujaba las palabras iniciales: 
Padre Todopoderoso.. -y Natividad recogía el trocito de cedrón tomando el rezo- ... Ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos...
Aleteaban los brazos tirando agua santa sobre el muerto. Pero aleteaban cada vez menos. 
Las velas pegaban tirones de luz. 
-Esas velas están muy mal; despábila muchacha.
Y la otra respondía: 
Son sus ojos, doña Natividad; tan cabeceando nomás las velas... 

Ya apuraba también "la entrada del muerto al cielo", no esperando el día para hacerlo, como antes. 
Tampoco iba muy lejos del pueblo a rezar y le sacaba el cuerpo a los muertos muy pobres. 

Apurando el rezo enganchó un ala en el velario de siete luces de la capilla de primera.Lo tiró al suelo. 
-¡Caramba!- Dijo Vicenta, la rezadora nueva,- ¿no ve las luces? 
— ¡Qué desgracia!.. 

Aquel amanecer de junio, con el prendedor de la Cruz del Sur tiritando en el cielo limpio, el pelado aulló en el cuarto. 
Natividad había quedado quieta y pequeñita bajo las ropas de la cama. 
El poquito pelo gris le daba frío a las sienes hundidas. 
La capita colgando abierta en la silla como dos alas sin cuerpo.


Juan José Morosoli nació en Minas, Uruguay, en 1889 y murió en esa misma ciudad en 1957. Hijo de un inmigrante suizo de profesión albañil, escribió unos diez libros de cuentos y una novela breve Los albañiles de Los Tapes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada